¿Qué pasa si me como un ajo crudo todos los días?

La recomendación popular es comer ajo crudo todas las mañanas, ya que promete beneficios para la salud. Te contamos qué tan verdadera es esta sugerencia.

¡Agárrate, vampiro! Las mañanas en las cocinas están llenas de remedios en ayunas, como beber un vaso de agua tibia con limón, una cucharada de aceite de oliva, vinagre o el famoso ajo crudo, que promete curar resfriados y una larga lista de supuestos beneficios, ¿pero qué hace en realidad este ingrediente en el cuerpo?

El ajo es una planta familiar de las cebollas y los puerros, llegó a México luego de la Conquista, fue traído por los españoles y se ha convertido en parte de la sazón de salsas, sopas, adobos, moles, comida al ajillo y prácticamente cualquier guisado.

Además de ello, de acuerdo con Healhline, varias investigaciones han mostrado que este ingrediente puede tener beneficios reales, de hecho Hipócrates, ‘padre de la medicina’, lo prescribía para varias afecciones.

¿Cuál es el beneficio de comer ajo crudo?

El ajo es bajo en calorías, rico en vitamina C, vitamina B6 y manganeso, por lo cual tiene efectos positivos en el cuerpo, pero en especial al consumirlo crudo y no cocido, afirma Healthline y Cleveland Clinic.

El ajo crudo puede tener un sabor muy fuerte y picante, durante la cocción cambia su PH, se vuelve de textura más suave y toques más sutiles, pero pierde varios de sus compuestos saludables cuando pasa por procesos de cocción.

Este alimento es rico en un compuesto azufrado inestable llamado alicina, el cual le da sabor, olor y efectos saludables, según Healthline, pero esta sustancia “solo está presente brevemente en el ajo fresco después de cortarlo o machacarlo”.

Beneficios de comer ajo

Mejora el sistema inmune

En especial el ajo crudo tiene mucha alicina, se ha visto en investigaciones que podría ayudar a mejorar el sistema inmune y así proteger contra enfermedades como cardiopatías y cáncer, también es un auxiliar para combatir gripe común y resfriados, apunta Healthline.

Antioxidante

El ajo es rico en antioxidantes que ayudan a proteger al cuerpo del daño oxidativo, relacionado con daño celular y envejecimiento, también podría ayudar a evitar el deterioro cognitivo.

Antiinflamatorio

Se ha encontrado en las investigaciones que el ajo puede disminuir la inflamación gracias a sus antioxidantes y alicina.

La nutrióloga Laura Jeffers menciona a Cleveland Clinic que incluso existe el aceite de ajo, el cual se puede frotar en articulaciones o músculos inflamados, también para prevenir el daño de cartílagos en personas con artritis.

Bueno para el corazón

El consumo de ajo se relaciona con la reducción de la presión arterial y los niveles de colesterol total y el malo.

Laura Jeffers detalla que este alimento tiene un efecto positivo en las arterias, “los investigadores creen que los glóbulos rojos convierten el azufre del ajo en gas sulfhídrico. Esto dilata los vasos sanguíneos y facilita la regulación de la tensión arterial”.

Regula niveles de azúcar

De acuerdo con Healhline, otra de sus propiedades es el de reducir los niveles de azúcar en la sangre en ayunas, por lo que es un buen alimento para personas con diabetes tipo 2.

Podría mejorar la memoria

Según investigaciones previas realizadas en animales, este alimento en grandes cantidades podría tener beneficios para la salud del cerebro y la memoria.

¿El ajo se debe consumir en ayunas?

El ajo puede formar parte de la alimentación cotidiana en muchos platillos, incluso crudo: machacado y mezclado con aceite de oliva como aderezo, por ejemplo. También se consume en infusiones.

Aunque la recomendación popular es ingerirlo en ayunas o antes de dormir, no hay estudios que sustenten sus beneficios en específico en esos momentos del día.

A menudo, ingerir algo en ayunas se asocia con un máximo aprovechamiento de los beneficios de esos ingredientes, se le da cierto misticismo a esa práctica, aunque en muchos casos no existen pruebas sobre sus efectos, o bien, requieren acompañarse con un estilo de vida saludable en general, no solo en la mañana.

La dietista Renata Sylwia Kosierb Fernández escribe en un artículo de Mejor con Salud que este alimento se puede comer a cualquier hora del día, si se quiere consumir en ayunas no hará ningún daño, pero tampoco existe evidencia de que sea más efectivo en ese modo.

Este es un ingrediente saludable y fácil de sumar a la alimentación cotidiana, la nutrióloga Laura Jeffers dice a Cleveland Clinic dice que muchos de los beneficios vienen del crudo y cocido, no de suplementos que lo procesan.

Para consumirlo, la especialista sugiere dejar reposar un poco el ajo después de picarlo para permitir que actúen las enzimas de la alicina:

El ajo crudo es el más beneficioso, pero si decides cocinarlo, no lo calientes a más de 60 grados centígrados. Las temperaturas más altas matan la alicina, así que añade el ajo a tus recetas cuando casi hayas terminado de cocinarlo.”

¿Cuántos ajos comer al día?

Si bien no hay una cantidad oficial recomendada, Healthline dice que muchos de los estudios concluyen que 1 o 2 ajos al día pueden tener un efecto positivo para la salud.

Hay algunos suplementos con este ingrediente, pero se recomienda consultar a un experto antes de iniciar su consumo.

Efectos secundarios de comer ajo crudo

Cleveland Clinic no recomienda comer demasiado ajo, ya que podría causar molestias. Estos son algunos efectos secundarios.

  • Mal olor corporal y mal aliento: Es posible que ante la acción repetida de comer demasiado ajo crudo comiences a transpirar ese olor.
  • Malestar estomacal o diarrea.
  • Hinchazón.
  • No se recomienda a personas con reflujo gastroesofágico, ya que puede causarles acidez estomacal e irritar el tracto digestivo.
  • Puede aumentar el riesgo de hemorragias porque impide que se formen coágulos sanguíneos.

Related Posts

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*